Con la compañía de 20 niños y niñas, la tripulación de esta particular nave espacial hemos viajado a lo largo de nuestro sistema solar. Con pasos lentos hemos caminado por la luna. Hemos visto la Vía Láctea y hemos construido nuestras propias constelaciones luminosas. Constelaciones que cuentan nuestras propias historias.

¡Qué pereza da volver de un viaje por el universo!

Categorías: BlogCiencia