La fase de escritura digital ha revolucionado profundamente nuestro mundo, modificando por tanto el conocimiento que tenemos de él y la forma en la que lo conocemos. ¿Por qué cambia la forma en la que conocemos? pues por varias razones.

Por una parte por el hecho de que el mundo digital ya no requiere que el sujeto goce de buena memoria y retentiva, los sistemas digitales almacenan el conocimiento por nosotros, al igual que en gran medida lo administran y nos lo muestran. En este proceso los algoritmos y la inteligencia artificial seleccionan la información que suponen más relevante para el sujeto y generan nuevo conocimiento a partir del anterior. Por todo ello, para este sujeto del mundo digital, más importante que la memoria o el aprendizaje de rutinas de cálculo es saber cómo encontrar la información que busca y si esa información le es útil y confiable. Para este sujeto del mundo digital, es más importante saber acceder a la información, saber manejarlas y establecer relaciones adecuadas entre las ideas.

Por otra parte el mundo digital ha desconectado a los sujetos de experiencias cognitivas naturales, el nuevo sujeto digital tiende a estar más acostumbrado a experiencias dentro del espacio digital y la realidad virtual que en el real. Es posible que muchas personas tengan experiencia de las fases de la luna más a través de lo digital que por haberla experimentado de forma real y lo mismo se puede decir de multitud de facetas de la vida (conocimiento de los seres vivos, del ciclo de la vida, de las relaciones sociales…).

El mundo digital a su vez ha creado un mundo nuevo, diferente al real, con nuevos conceptos y nuevas “realidades”, es un mundo cambiante que incluso se crea y se modifica a sí mismo debido a los algoritmos y a la inteligencia artificial. Las personas no estamos adaptadas a este mundo digital y de realidad virtual como lo estábamos al mundo natural tras milenios de evolución. El sujeto por tanto debe adaptarse a ese nuevo mundo y por tanto a las nuevas formas de aprender que ella requiere.

Artículo perteneciente a las tareas del Master de Cultura Científica